Las 7 maravillas naturales en peligro de desaparecer.

Las 7 maravillas naturales en peligro de desaparecer.

Llega a lugares que jamás imaginaste.
19 diciembre, 2018
Los 5 deportes outdoor para practicar en la ciudad.
30 enero, 2019
Mostrar todo

Las 7 maravillas naturales en peligro de desaparecer.

Distintas prácticas que involucran directamente al ser humano, están elevando desde hace tiempo la temperatura terrestre, generando cambios bruscos e irreversibles que ponen en peligro la supervivencia de todo ser vivo dentro del planeta azul.

Existen infinidad de lugares hermosos distribuidos alrededor del mundo que bien vale la pena conocer —al menos una vez en la vida— sin embargo, la visita de miles de turistas que acuden a ellos anualmente, se suman la contaminación excesiva y el crecimiento industrial, responsables en gran parte de los cambios climáticos en nuestro planeta. Tanto ha sido el impacto, que algunos de los puntos de encuentro para la práctica de deportes al aire libre se encuentren bajo amenaza de desaparecer tal como los conocemos.

Entre los más populares, se encuentran las siguientes maravillas:

 

1. Isla de Madagascar

La isla más grande de África y la cuarta más grande del mundo, que alberga una riqueza biológica única, con el 5% de plantas y animales del mundo están en peligro inminente de desaparecer, la situación política que se vive en el país, desata la tala indiscriminada de palo de rosa, se está llevando a miles de lémures y otras especies endémicas a la extinción. Además la caza furtiva y la huella del hombre podrían ponerle fin al paraíso africano.

 

2. Glaciares de la Patagonia

Los gigantescos bloques de hielo que se encuentran en Argentina, son otra víctima del cambio climático. El mayor de ellos, el glaciar Perito Moreno de más de 4 kilómetros de frente y 257 kilómetros cuadrados, se derriten a gran escala. Los investigadores informan que desde hace poco más de 60 años, se han perdido 1,000 kilómetros cuadrados de superficie. El deshielo es irreversible, y las acciones locales poco pueden hacer con un tema de escala global.  

 

”La tierra es, en realidad, la mejor obra de arte” Andy Warhol.

 

3. Machu Picchu

Un destino bastante popular que se eleva a 2,430 metros sobre el nivel del mar, es la ciudadela inca de Machu Picchu, una joya arquitectónica por su paisajismo e ingeniería que no tiene comparativo. Sin embargo, a mediados del año pasado, autoridades peruanas establecieron criterios bastante estrictos para su visita, los actos vandálicos que los turistas dejan a su paso han obligado a poner en alerta su conservación, y restringir el acceso en grupos máximos de 16 personas con un guía que los supervise.

 

4. Cozumel

No solo especies como la tortuga caguama, el caracol rosado y hasta el mapache, sino toda la isla en general se encuentra en peligro de desaparecer como la conocemos. La huella del ser humano, tala indiscriminada de la selva y la construcción de complejos turísticos han provocado un alarmante descenso de hasta un 70% de las especies que habitan la isla de Quintana Roo.

 

5. El Monte Everest

El impacto ambiental causado por más de 700,000 personas, entre turistas y locales que se congregan a los pies de la montaña más alta del planeta durante la temporada de escalada, deja toneladas de basura y desechos humanos que van a parar a los ríos adyacentes. Y por si fuera poco, la población de Nepal sufre la escasez de alimentos en de marzo a mayo de cada año.

 

La sobrepoblación, el aumento de las temperaturas, la contaminación del agua, aire, suelo y los fenómenos naturales con más furia, están a la orden del día.

 

6. La Sierra Juárez

Ubicada al norte de Chiapas, la sierra tiene la mayor cantidad de animales en peligro de extinción con 22 especies: 55% reptiles, 54% anfibios, 39% mamíferos, 26% aves y 38% peces. Si consideramos que en México, el 40% de los vertebrados se encuentra en peligro de extinción, el aumento en las cifras hace imperante tomar medidas para contrarrestar el impacto medioambiental.

 

7. Arrecife de Belice

Un tesoro de biodiversidad bajo las aguas de Belice, entre tortugas marinas, mantas, tiburones, manatíes y otras especies que viven en el arrecife, estuvieron amenazados por la explotación turística, pesca y la exploración petrolera. Sin embargo, la responsabilidad del pueblo y su gobierno, en conjunto con la UNESCO, salvaron a la vida marina de su desaparición, pero expertos en la materia aseguran que en 20 años, debido a su vulnerabilidad podría morir.

Un descanso del turismo es vital para que los sitios vuelvan a florecer, y para no convertirnos en protagonistas de nuestra propia extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *