¡Atención deportista! Te damos seis consejos de vida o muerte al practicar deportes a altas temperaturas.

¡Atención deportista! Te damos 6 consejos de vida o muerte al practicar deportes a altas temperaturas.

El documental de escalada que te dejará impresionado.
25 febrero, 2019
Mostrar todo

¡Atención deportista! Te damos 6 consejos de vida o muerte al practicar deportes a altas temperaturas.

Sabemos que odias el sudor provocado por el calor, buena noticia, los expertos indican que puedes evitarlo prefiriendo ciertos ejercicios. Aquí te decimos cuáles.

Este año ha sido de los más calurosos en la historia del país (sin olvidar el infernal 2018). Estados que solían tener un equilibrio termostático ahora exceden los 40 grados —como Jalisco, Colima o Querétaro— mientras que, caso contrario, estados como Sinaloa o Durango no han sobrepasado los 30 grados.*

Aunque es buen momento para hablar de los cambios radicales de clima en el planeta, lo que nos concierne en este artículo son los deportistas ante este tema en particular. 

Practicar deporte a altas temperaturas sugiere una actividad de riesgo si no se toman las medidas adecuadas.

El principal problema: El aumento de temperatura corporal. Tan solo imagina, en un escenario habitual el cuerpo llega a tal nivel que el organismo libera el exceso de calor a través del sudor. Cuando a este aumento se suman unas temperaturas que superan los 40º, te ves obligado a ejercer un mayor esfuerzo para mantener una temperatura estable y saludable.

¿Resultado? En el mejor de los escenarios: Golpes de calor, deshidratación, desvanecimientos o mareos. Es lógico. Para evitarlo, los aficionados al deporte deben seguir estos consejos:

 

1. Intenta algo nuevo.

Ante estos escenarios, la principal recomendación es cambiar la rutina de entrenamiento habitual por ejercicios que se practican en agua o cerca de ella. Esto te permitirá contrarrestar el efecto del calor debido al factor refrigerante del agua. Además, la resistencia del agua aumenta la eficacia del entrenamiento y reduce el impacto; evitando lesiones o sobrecalentamientos. 

 

2. A las 2 de la tarde, lo outdoor puede esperar.

Para vivir la experiencia outdoor no hay más tiempos y horas que el ahora. Lo sabemos. Aunque esto tiene sus restricciones cuando “el ahora” puede resultar perjudicial. Más allá de que el hecho de entrenar al aire libre sea altamente recomendable por el aumento de vitamina D o mayor motivación, se deben evitar las horas centrales del día por riesgos de deshidratación o desolación. Entrenar bajo techo durante la tarde-noche resulta lo más acertado ante estas situaciones.

 

3. Bájale una rayita a tu intensidad.

Tu espíritu impetuoso no lo ponemos en duda, llegas tan lejos como te lo propones. Sin embargo, el alto rendimiento que te caracteriza no llegará a donde mismo ante las altas temperaturas. Veámoslo así: No corres lo mismo en superficies planas que en pendientes empinadas. Tu cuerpo llegará al punto de quiebre rápidamente en el segundo caso. Lo mismo pasa a altas temperaturas. 

Ejercicios menos recomendados: Cardiovasculares o de resistencia. Esto debido a que aumentan rápidamente las pulsaciones del corazón y la sudoración. 

Ejercicios más recomendados: Fuerza. Al entrenar grupos musculares aislados no demanda tanto esfuerzo. Será un buen momento para aumentar masa muscular a través de circuitos de máquinas y entrenamiento funcional.

 

4. Agua, agua, agua.

Recupera los líquidos cada 20 minutos de ejercicios. En situaciones extremas de calor el cuerpo se recupera más rápidamente con bebidas isotónicas con aporte extra de electrolitos para recuperar las sales minerales perdidas a través del sudor. Procura no ingerir bebidas con azúcares añadidos, bebidas alcohólicas y aquellas que contienen estimulantes (como la cafeína o la taurina). 

 

5. ¿Qué tal una sandía?

Nos olvidamos que existen alimentos ricos en agua que cumplen con la función de hidratarnos. Las frutas y verduras son los más recomendadas, evitando comidas antes de entrenar y, en general, a lo largo del día. Por ejemplo, frutas como la sandía o la ciruela y verduras como la berenjena o el tomate funcionan a la perfección para hidratar el cuerpo.

 

Para mayor efectividad del entrenamiento se debe esperar 90 minutos entre la última comida y el comienzo de la práctica deportiva.

 

6. Acéptalo: El sol no será un aliado.

Simple. La radiación solar es canija. Así, sin escrúpulos. Si, a pesar de nuestros consejos, decidieras hacer deporte outdoor en horas centrales, procura hacer siempre uso de una gorra y gafas de sol. En caso de ser prolongada la exposición (como en piscinas o surf), hazte un favor: Usa protector solar de la graduación adecuada a tu tipo de piel. Para el resto de los deportes, ropa de colores claros y tejidos frescos que faciliten la transpiración de la piel. 

 

BONUS. Recupérate. Descansar es indispensable. 

Un deportista sin descanso es un zombie tonificado (y ni tan tonificado). No queremos esto. Además de no brindarle la merecida recuperación a tus músculos para que se fortalezcan como deben, tu cuerpo no rendirá lo mismo tras un descanso deficiente. 

*Datos obtenidos de CONAGUA, Comisión Nacional del Agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *